PEREGRINAS DE MONTAÑA

Desde 2016 buscando nuevos caminos…


Deja un comentario

Camino de Santiago 2018 – SANTIAGO de COMPOSTELA

02 mayo 2018

Hoy es día de relax. Ataviadas con las camisetas de este año, nos dirigimos primero a la Oficina del Peregrino, con nuestra credencial repleta de sellos, donde hacemos cola para conseguir nuestra Compostela.

Toca posar con las camisetas de este año, llenas de infinitos, orgullosas de haberlo conseguido de nuevo, parece mentira, pero cada año tenemos las mismas ganas y la misma ilusión.

Dedicar el último día a estar en Santiago, nos permite tener tiempo para descansar de los días anteriores. Pasamos un minuto a ver a Santi y a encenderle alguna que otra vela. Nos desperdigamos por la ciudad compostelana para comprar recuerdos, tartas, licores, quesos….

Algunas veces, el tema “compras” se nos va un poco de las manos y nos vuelve más moñas de lo normal, todo hay que decirlo… 😉

Y un año más hay que decir adiós… Y toca hacer recuento: ha habido días buenos y otros no tan buenos, con dolores, cansancio y lluvias que nos atraparon durante el trayecto, pero el Camino no sería Camino sin esos pequeños inconvenientes, no?. Afortunadamente, lo negativo se disuelve sólo con pensar en lo positivo. El Camino permite desconectar de la rutina, caminamos sólo por el placer de caminar y de estar juntas, así de sencillo, es lo más barato en la vida y lo más reconfortante para el cuerpo.

En mi caso, seguir caminando a pesar del cansancio, descubrir nuevos lugares, caminar con la compañía de montañas, bosques que me llenan de felicidad, valles, ríos, pueblos y ciudades… (incluso polígonos!!), en definitiva, la Naturaleza puesta ante mí, es el espectáculo más grandioso y variado en el que sentirme importante. Y sobre todo y ante todo, recoger la energía y el cariño de mis peregrinas (no sólo en el camino de Santiago, sino en cada momento de mi día a día), no tiene precio. No sois conscientes de todo lo que me aportáis. Gracias queridas, sois LO MÁS.

Volvemos a casa con la pena y la ilusión de repetir el año que viene. 🙂 Hasta siempre, peregrinas!

 


Deja un comentario

Camino de Santiago 2018 – Quinta etapa: SIGÜEIRO – SANTIAGO de COMPOSTELA

01 mayo 2018

Desayunamos en el albergue junto a otros peregrinos, en una enorme mesa repleta de fruta, galletas, magdalenas, café y tés de todas clases que nuestros anfitriones han puesto a nuestra disposición para comenzar el día. Nuri se encarga de firmar en su libro de visitas, dejándoles así constancia de nuestro agradecimiento por su hospitalidad.

Sólo 16 km nos separan de la plaza del Obradoiro para completar el Camino Inglés. Justo después del albergue donde nos hemos alojado, se llega a una intersección en T con la N-550. Giramos a la izquierda en el Restaurante Vda. de Nouche en la N-550 y cruzamos el río Tambre. Una vez que se deja el río, el Camino sube lenta y constantemente durante los siguientes cuatro kilómetros. Se nota la cercanía de la capital por la intensidad del tráfico, aunque de vez en cuando la etapa nos sorprende con tramos de arbolado que se agradecen.

Continuamos por un camino que, aún siendo asfaltado, es agradable y tranquilo para caminar. Atravesamos las poblaciones de Vila de Marantes, Cortos, Lameira…, pasando por el hito de 11,82 kilómetros. Después llegamos a una pista asfaltada hasta la vera de la N-550 a la que acompañamos hasta el puente Sionlla. Al final del pavimento giramos por un camino de tierra y entramos en un precioso bosque. Estamos a 8,9 km de Santiago.

Al pasar por el Café Bar Hotel Castro el amigo Santi nos está esperando para hacernos unas fotos.

Continuamos por el sendero y nos topamos con una bruja en el camino, ahora nos damos cuenta de que el bosque está encantado!!! Esto es Galicia, después de todo, y dicen que aquí abundan las brujas, no?…. ejem, pongamos que en Madrid también hay unas cuantas, que se ofrecen gustosas a compartir foto con la meiga que guarda este bosque 🙂

Un poco después, el bosque se abre a los campos en el kilómetro 6,76, pero el camino rural continúa. ¡Ya no quedan muchos kilómetros por recorrer!

Paramos en el bar que hay a la entrada del polígono de Tambre para tomar algo y reponer fuerzas para el tramo final.

El paso por el polígono no es complicado, hay que atravesarlo siempre de frente por Vía Galileo, pero se hace muy largo y pesado, seguramente por estar ya tan cerca de nuestro destino. Pasamos por Meixonfrío y al poco ya no encontramos señalización fiable. Ya estamos en Santiago, pero la ciudad es grande, así que nos guiamos por instinto hasta la plaza del Obradoiro.

 

Por fín llegamos!!! Ahí está la Catedral, gigante, majestuosa, esperándonos por tercera vez.

Otra vez toca bailar y descalzarse y celebrarlo!! Tercer Camino de Santiago completado!!!

Esta noche nos alojamos en el Hostal Alameda, en la calle San Clemente. Tras instalarnos y ducharnos, salimos a cenar y encontramos un sitio donde nos preparan una queimada un tanto particular. Brindamos entre conxuros por nosotras, por las peregrinas de montaña y por esta amistad que nos une y que va hasta el INFINITO… y MÁS ALLÁ!!!


Deja un comentario

Camino de Santiago 2018 – Cuarta etapa: HOSPITAL de BRUMA – SIGÜEIRO

30 abril 2018

Según las guías, hoy nos toca disfrutar de una jornada cómoda y sin obstáculos. Comenzamos camino y en breve nos encontramos  con una enorme estatua de Santiago, vestido con su habitual atuendo de peregrino. Esta estatua fue erigida en el año santo 2010, y tiene 6 metros de altura.

Junto a la estatua de Santiago encontramos el Café Bar Uzal, donde paramos a tomar café y justo enfrente hay un parque de esculturas un tanto extraño, pero interesante. Nos dedicamos un momento a disfrutar de esta exhibición del talento de alguien, en la que destaca un divertido dinosaurio zampándose a un maniquí.

Caminamos por la aldea de As Mámoas, aproximadamente a un kilómetro de aquí, el Camino se desvía de la carretera asfaltada y se dirige hacia un encantador sendero boscoso en un área llamada A Carballeira.

Después, largo camino pavimentado… en otro medio kilómetro más o menos llegamos a A Rúa.

Aunque la mañana es fría, el sol nos empieza a acompañar, atravesamos un tramo herboso, y llegamos a Outeiro. Enseguida el camino nos introduce en un paraje precioso, rodeado de varios prados y cultivos. Un cartel informativo nos indica que nos acercamos a la última parada antes de Sigüeiro, así que decidimos que comeremos allí.

Llegamos a Blanca que es donde pensábamos comer y nos encontramos con que el único bar de este sitio está cerrado. Nos desmoronamos, después del palizón que llevamos encima y no hay nada hasta Sigüeiro para poder comer!!!! Para colmo de males nos vuelve a sorprender la lluvia,  como el día anterior. Cansadas, nos refugiamos en una caseta y nos comemos lo único que llevaba Yola en la mochila, un par de bolsas de palitos de pipas, que repartimos en trocitos para que todas podamos comer algo. Bendita Yola y sus palitos!!!!

Como no para de llover, decidimos continuar, para que no se nos eche el tiempo encima. Así que, con el estómago medio vacío y el agua sobre nuestras cabezas, continuamos etapa, que ya falta poco !!!

Llegamos al Concello de Oroso, el penúltimo que atravesaremos en el Camino Inglés.

Tras cruzar una carretera rural pasamos bajo la AP-9 y 650 metros después torcemos a la derecha. Da comienzo el último tramo de la etapa, una recta interminable, con numerosos toboganes, que avanza paralela a la autopista, aunque aislada de ella por una fila de árboles que nos van a llevar encajonadas durante un largo rato. Una hora después, más menos, alcanzamos por un lateral el polígono industrial de Sigüeiro (otro polígono industrial!!!)

Finalmente, llegamos a Sigüeiro por un parque arbolado, con más hambre que vergüenza. Sin pasar por nuestro alojamiento, vamos derechas al restaurante El Cortés, donde amablemente nos dieron de comer en abundancia a las tantas de la tarde. Gran variedad de platos y trato excelente. Pedimos pulpo en todas sus variantes!!! Espectacular el pulpo con queso!!! Así hicimos una única comida-merienda-cena. Esa noche nos alojamos en el albergue Camiño Real, regentado por Alicia y Pepe, un matrimonio entrañable, super simpáticos y disponibles. Unas instalaciones modernas y cómodas y una decoración muy agradable.

 

 


Deja un comentario

Camino de Santiago 2018 – Tercera etapa: PONTEDEUME – BETANZOS

29 abril 2018

Aunque la última subida de la N-651 de la noche anterior nos dejó sin oxígeno, hoy lo agradecemos, porque nos hemos quitado un duro comienzo de etapa cuesta arriba. Desde el hostal donde hemos dormido nos indican la ruta para retomar el Camino y nos encaminamos hacia Miño por una carreterita rural,  supuestamente el viejo camino, rodeada de fronda para acceder al concello de Miño.

Justo después entramos en el bosque, y más tarde encontramos una exigente rampa bajo los eucaliptos. Los siguientes lugares que visita el Camino Inglés son Viadeiro y Outeiro, de la parroquia de Santa María de Castro (Km 6,6) .

Prestando mucha atención a los cruces que surgen en las aldeas, terminamos bajando hasta el puente sobre el río Baxoi,  construido en el siglo XIV por petición de Pérez de Andrade.

Nada más cruzarlo nos sorprende un bello camino de ribera entre soutos y helechos hasta que llegamos a Miño y nos empieza a llover, así que decidimos parar a tomar un café en la terraza de la cafetería Green, que está llena de peregrinos descansando y esperando que amainela lluvia.

Junto a la terraza, en la calle que la cruza, han montado un mercadillo donde aprovechamos para comprarle a Nuri un “tapapotorri”, que el suyo se le había roto ese mismo día. Qué feliz va ella con su tapapotorri nuevo!!!

Nos cuesta decir adiós a Miño, pero tenemos que continuar no vaya a ser que comience a llover más fuerte, como así sucede, y ya no parará la lluvia hasta que lleguemos a Betanzos.

En el  Concello de Paderne, nos recibe otra brutal rampa de asfalto y decidimos parar a comer algo. La verdad es que la zona se encuentra bastante desolada de sitios en los que hacer parada, así que temiendo no encontrar otro lugar en varios kilómetros, finalmente y tras un tramo bastante más agradable encontramos el Café Navedo, en San Pantaleón das Viñas, al pie de la N-651, donde paramos a descansar, comernos un bocadillo y aprovechar para jugar unas partidas de futbolín.

Dejamos la N-651 por la izquierda, afrontando otra rampa y después proseguimos por camino herboso, primero, y pista asfaltada, después, entrando así en el Concello de Betanzos.

Por fín llegamos a Betanzos muy cansadas, y con muchas horas de lluvia encima. Paramos en el café Versalles a reponernos, donde tomamos un café. Desde Betanzos llamamos a un taxi que nos lleva hasta el Hotel Canaima, en Bruma, donde vamos a hacer noche. No tenemos suficientes días para hacer todas las etapas del camino inglés, así que nos tenemos que “saltar” la de Betanzos-Bruma.

Después de ducharnos y cambiarnos de ropa, bajamos a cenar, pensando que vamos a irnos a dormir temprano después de la jornada que hemos afrontado. Pero en contra de todo pronóstico, tras la cena, algunas se marcan un improvisado baile y al final terminamos jugando un rato a las cartas en el salón-cafetería del hotel hasta las tantas…. Aún no imaginábamos la etapa que nos esperaba al día siguiente!!!

 


Deja un comentario

Camino de Santiago 2018 Segunda etapa: NEDA-PONTEDEUME

28 abril 2018

Tras desayunar, empezamos nuestro segundo día de ruta. Nada más salir de la pensión, nos encontramos con este abuelo, deformada su espalda por el trabajo y los años, seguramente hombre de mar, a tenor de su atuendo, que aún tiene fuerza y ganas de ir serrando un tronco caído a la orilla del río para provisionarse de leña para afrontar el invierno. Un personaje tan tierno no podía pasarnos por alto.

 

Cruzando la pasarela sobre el río Belelle, que rememora el paso por un antiguo puente, accedemos a la calle El Paraíso, que enlaza con la rúa Real, de trazado medieval, donde hay viviendas de los siglos XVII y XVIII. En la parte más alta, la Torre del Reloj.

No nos vamos de Neda sin comprar su famoso pan, aprovechando un mercadillo que encontramos de camino.

A partir de aquí  subida paralela a la ría entre casas desperdigadas y pequeño monte, lo que hace que las vistas de Ferrol sean impresionantes. Por pistas asfaltadas seguimos haciendo kilómetros sin mucha dificultad. Al cabo de un rato por fin accedemos a una zona boscosa, que no abandonamos salvo para cruzar poblaciones.

Así atravesamos los lugares de A Silva y O Puntal de Arriba, A Fonte do Campo , pasando por varias fuentes-lavaderos y llegamos al Concelo de Fene. Reanudamos la marcha adentrándonos en un bosque de eucaliptos y castaños cuya base está alfombrada de helechos. Caminamos un largo tramo hasta la Playa de la Magdalena de arena fina y blanca teniendo ya enfrente Pontedeume. Alguien nos indica que en la playa hay merenderos donde se puede comer y descansar, así que, nos desviamos hacia allí para sentarnos a comer de raciones. Comemos en Bar Elena, chiringuito a pie de playa con fantásticas vistas al mar, tiene mesas tanto en el interior como en el exterior.

Después, merecida siesta y paseo por la arena de la playa, con un tiempo espectacular.

Cuando empieza a caer la tarde, con mucha pereza, nos levantamos y seguimos camino hasta el puente sobre el río Eume, que desemboca en la ría de Ares. El puente fue construido en el s.XIV y se encuentra bien conservado y en uso.

Pontedeume, que cuenta con todos los servicios para reponer fuerzas y descansar,  es uno de los principales pueblos gallegos medievales. Nos internamos en sus piedras y callejuelas donde se esconde un pasado lleno de historia. Destaca el Torreón de los Andrade, hoy convertido en Oficina de Turismo.

Cenamos tranquilamente en el pueblo cuando nos disponemos a buscar nuestro alojamiento y descubrimos con horror que se encuentra a varios kilómetros del núcleo rural , en empinada cuesta, primero por el pueblo y después por autopista sin luz.

Después de habernos hecho la etapa, tuvimos que caminar de noche por la N-651 por lo menos 2 km. más hasta llegar al hostal O CRUCEIRO en la calle O Cruceiro 1, Ctra. Campolongo.


Deja un comentario

Camino de Santiago 2018 Primera etapa: FERROL-NEDA

Screenshot_2017-03-21-23-07-37-1

27 abril 2018

Para nuestro tercer Camino hemos elegido el Camino Inglés. Lo elegimos pensando en Concha, que es una enamorada del mar y siempre pide playa pero, paradojas de la vida, este año no ha podido venir. Aunque notaremos mucho su ausencia, esta vez tenemos casi pleno de peregrinas!!!! Paca, Lola, Nuri, Ra, Marisa, Yola, CMari, Maribel.

A las 4:52h, Ra anuncia que sale de casa camino a Madrid para irnos recogiendo. Madrugón máximo para llegar al aeropuerto y tomar el avión que nos llevará con destino a La Coruña.

En La Coruña nos está esperando un taxista para llevarnos a Ferrol. Le cuesta bastante dar con la oficina de turismo, que es el punto inicial de esta primera etapa. Después de dar varias vueltas por el pueblo, finalmente la encontramos junto al puerto.

Las chicas que atienden en la oficina, muy majas,  no sólo nos indicaron, también nos proporcionaron mapas y nos sellaron las credenciales de peregrinas.  

https://visitferrol.com/oficinas-de-turismo/

En la misma dársena de Curuxeiras del puerto se encuentra el km 0 del Camino Inglés. Aquí se supone que es donde desembarcaban los antiguos peregrinos procedentes de las poblaciones costeras del Norte de Europa. Hay un monolito de piedra con el escudo gallego de siete cruces que representan las siete provincias del antiguo Reino de Galicia. A partir de aquí nos separan 121 kilómetros de la catedral compostelana.

Por fin iniciamos la marcha siguiendo la señalización. Tras el mojón del km 0, las conchas nos dirigen al Barrio Viejo. Bajo un arco nos adentramos en la Rúa de Carmen Curuxeiras atravesando el barrio y saliendo a la calle de San Francisco.

Justo después nos topamos con el Parador Nacional, de 1960 y con el palacete de Capitanía. Ambos están rodeados por los jardines de Herrera, que hacen las veces de mirador sobre la ría, los astilleros y los diques militares.

Seguimos de frente por la rúa Real, donde inicia el barrio de la Magdalena, esta calle es un peligro porque es una zona comercial, llena de tiendas. Aquí y allá nos paramos mirando escaparates, comprando palos para el camino… y lo inevitable, nos tenemos que esperar unas a otras (ya diseminadas en pequeños grupos entre un montón de gente) para no despistarnos y perdernos.  No abandonamos esta rúa hasta llegar a la plaza de Armas, girando a la derecha por la calle de la Tierra .

A partir de aquí, dudamos algunas veces, hasta que llegamos junto a los cuarteles de la Infantería de Marina y los astilleros ferrolanos. En la rotonda del Diapasón se gira a la derecha para pasar junto a la cárcel militar y la Escuela de Especialidades Antonio de Escaño. Nos encontramos en el barrio de Caranza, el más poblado de Ferrol. Tras la ensenada de Caranza, donde se encuentra el Auditorio, llegamos a la rotonda del Mar (decorada por un instrumento de cuerda). En ella giramos de nuevo a la derecha para coger la avenida del Mar, que circula pegada a la ría. Junto a ella, rodeada de zona verde, se sitúa la capilla de Santa María de Caranza.

El paseo continúa rodeando la ría de Ferrol, una de las Rías Altas, y nos obsequia con una panorámica de los municipios situados en la otra orilla: Neda y Fene.

A estas alturas, la impresión que tenemos es que es difícil salir de Ferrol, porque llevamos mucho rato callejeando por la ciudad, hasta que salimos al Polígono industrial A Gándara. El madrugón y el viaje nos están ya pasando factura y decidimos parar aquí a comer algo antes de continuar.

Despúes de comer, volvemos a buscar las flechas indicativas para retomar el Camino, cruzamos por un paso subterráneo para acceder al lugar de A Faisca, aliviadas por dejar atrás el paisaje del polígono.

Continuamos a la derecha por el Camino do Vilar y más adelante, ¡atención porque se trata de otro punto conflictivo!, tomamos el desvío de la derecha (no seguir de frente). Atravesamos un túnel bajo la FE-11 y continuamos a la izquierda hasta el lugar de O Couto. En menos de cinco minutos llegamos junto al monasterio de San Martiño de Xubia, también conocido como mosteiro do Couto. Dicen que merece la pena visitar su iglesia románica de tres naves de primera mitad del XII, pero desgraciadamente lo encontramos cerrado. Aprovechamos aquí un rato para descansar y tomar unas cuantas fotos 🙂

Junto al crucero dejamos la pista asfaltada y cogemos a la derecha el Camino do Salto. Con vistas cada vez más cercanas de Neda y Fene, concellos esparcidos bajo los montes de Ancos y Marraxón, llegamos al lugar de Outeiro y desde aquí, nos quedan sólo 3 km para llegar a nuestro destino. Entramos en Neda por un enorme y precioso parque-jardín, donde nos tiramos al suelo, reconfortadas, y aprovechamos para bailar, hacer estiramientos, y recorrer un mini circuito de entrenamiento.

 

Por fín en Neda!!! Nos alojamos en Pensión Residencia Maragoto, en la Avda do Xubia, 12 donde somos atendidas estupendamente por Lourdes Maragoto. Para reservas, el telf. de contacto es: Tel.981 347 538 – 658 488 074